La publicidad en videojuegos, un anzuelo bien camuflado 03/12/2019

Los videojuegos gratuitos se sostienen en muchas ocasiones por la publicidad que emiten. Si bien, estas cuñas que se introducen en los ‘descansos’ de los partidos de fútbol o en el paso de una pantalla a otra, pueden ser fuente de problemas y suponer el anzuelo perfecto para que el menor se pueda meter en un laberinto de costosa salida.

De hecho, según un estudio efectuado por la London School of Economics and Political Science, Open Evidence y por Block de ideas, casi todos los juegos no tienen medidas de protección adaptadas a la comprensión de los niños, como alertas para que hagan pausas o avisos para que sepan distinguir los anuncios del juego.

Y es esa confusión o la escasez de información la mejor trampa para el desarrollo de las aplicaciones de pago. En muchas ocasiones, los más pequeños compran sin entender los avisos de pago o, directamente, pensando que es dinero ficticio, engañados por la presentación estética de las opciones de compra.

niño-tablet-jugar

Intrusión en la experiencia del jugador

Y el riesgo no solamente radica en pinchar en lugares no deseados, sino también en el mensaje poco idóneo que pueden transmitir muchos de ellos: desde el consumo de alimentos energéticos hasta casas de apuestas o lugares de relaciones sociales. El perfil del anunciante puede llegar a ser en muchos casos un verdadero visitante incómodo en la aventura lúdica de los niños.

En ese sentido, la alimentación es una gran preocupación en la que cabe poner el foco. Aunque pudiera parecer anecdótico a primera vista, la publicidad de comida provoca en el menor un fuerte impacto en su voluntad, invadiendo sus hábitos de consumo, en buena parte de las ocasiones, para mal.

Pero cuando no son propuestas externas, la publicidad de juegos también anima a hacer compras dentro de la aplicación para avanzar en más fases o mejorar la experiencia del juego. Este punto es preocupante, ya que es un gancho de difícil contención para nuestros pequeños.

La colaboración de los padres

Los padres, en ese sentido, han de estar especialmente alerta y, desgraciadamente, no siempre es así; no en vano, el mismo estudio subraya que muchos progenitores dan por sentado de que sus hijos directamente ignoran la publicidad y la cierran, aunque habría que diferenciar entre la publicidad ‘externa’ y la que oferta nuevas propiedades para la propia usabilidad del juego, última opción ésta más mimetizada con la estética del propio juego y más propensa al éxito en el clic por los más vulnerables.

Es preciso, pues, formar a nuestros hijos para que aprendan a diferenciar el juego de las inserciones publicitarias; acompañarles en el aprendizaje y, por qué no, aprender nosotros también a saber campear las garras de una publicidad que no siempre es bienvenida. Es más, a veces, hasta inapropiada.

Parental Control SecureKids icon

Parental Control SecureKids

Por Grupo Deidev

v0.23 10MB

50.000 - 100.000

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *