¿El desarrollo cerebral de nuestros hijos e hijas se ve afectado por el uso de la tecnología? 30/04/2021

El desarrollo cerebral de nuestros hijos e hijas, es un tema que preocupa mucho a los padres, ¿será negativo un uso prolongado de la tecnología en él?

Todos sabemos que los niños tienen mucho tiempo libre, y no siempre los padres pueden estar con ellos. Así que pasan el tiempo viendo la tele o usando el Smartphone. 

Todos cuando hemos sido pequeños hemos salido a la calle, a jugar, a divertirnos o a socializar con otros niños y niñas. Pero ahora, la influencia de la tecnología y su uso abusivo, les puede afectar en su desarrollo social y presentar futuros problemas de comunicación.

Un estudio reveló que los niños menores de 12 años no deben usar móviles o tablets sin el control de sus padres. Además el estudio decía que; los bebés de 0 a 2 años no deben tener contacto alguno con la tecnología. De 3 años a 5 años deberían solo usarlo 1 hora al día y de 6 a 18 años solo 2 horas al día.

Influencia en el desarrollo cerebral de los niños y niñas

  • El desarrollo cerebral de los niños se ve perjudicado. Un uso prolongado de las tecnologías podría acelerar el crecimiento del cerebro de los bebés menores de 2 años. En el futuro, se podría asociar con déficit de atención, problemas en el aprendizaje o rabietas.
  • Retraso en el desarrollo del niño. Un uso mayoritario del día en las tecnologías por parte de los niños, puede tener consecuencias como: rendimiento académico, atención o sedentarismo.
  • Alteraciones del sueño infantil. Muchos niños duermen con su móvil y utilizando sus apps lo que provoca dificultades para dormir o insomnio.
  • Hiperactividad. Los niños pueden generar una adicción a los videojuegos al utilizarlos la mayor parte del día. También le afecta negativamente en otras tareas  como la lectura y de habilidades como el cálculo.

Pero no todo es negativo, la tecnología es también una buena fuente de conocimiento y usada de manera moderada, puede ser muy provechosa en el progreso de desarrollo educativo de nuestros hijos e hijas:

  • Existen consolas que hacen que los niños mejoren su coordinación y equilibrio. Estas actividades desarrollan el cerebro y hace realizar a los niños actividad física.
  • Recuerdo de imágenes o palabras en videojuegos, se trabaja el hipocampo.
  • Las búsquedas de información los ayuda a acceder a nuevos conocimientos y a que sus tareas estén mucho más elaboradas. Además de un notable aumento de la capacidad intelectual.

Convivir con la tecnología

La realidad es, que las nuevas tecnologías han llegado para quedarse y negar su existencia puede ser tan dañino como no regular la exposición de nuestros hijos e hijas a ellas. La tecnología es una herramienta que tiene como fin facilitarnos la vida y también ayudarnos a disfrutarla. 

Ese es precisamente el sentido que podemos transmitir a nuestros hijos e hijas. Es normal que se introduzcan en las aulas de manera paulatina y siempre con un uso controlado, también es normal que en algún momento el niño comience a utilizarlas en casa, aunque posiblemente algo más tarde de lo que sucede en muchos hogares.

Hasta los 6 años es totalmente lógico que utilicemos el móvil en momentos puntuales para enseñar al niño las fotos de las vacaciones. El efecto de este uso es exactamente el mismo que enseñarle un álbum de fotos. También es normal que el niño, pueda coger el smartphone de su tío para poder utilizar una aplicación que sabe se encuentra en su teléfono. 

Edades para un buen desarrollo cerebral

Entre los 6 y los 10 años el contacto con dispositivos fuera de lo que puede ser su uso para realizar trabajos escolares debería estar bien regulado por normas claras y firmes. Los padres pueden facilitar el acceso a estos dispositivos durante periodos cortos, media hora o 45 minutos los fines de semana.

Entre los 10 y 14 años, a partir de esta edad, el mayor tiempo que el niño utiliza la tecnología se asocia con mayores índices de fracaso escolar.

En base a estas evidencias, parece sensato seguir limitando el tiempo de uso de los videojuegos y otras apps para facilitar que el niño se acerque a otros intereses como la lectura o el deporte y asegurarse de que el tiempo de ocio digital ocurra sólo cuando se hayan terminado los deberes.

A partir de los 14 años el uso de la tecnología para realizar trabajos o comunicarse con compañeros está extendido a estas edades y por lo tanto las principales responsabilidades de los padres son velar porque  los contenidos que visite y comparta el adolescente sean adecuados a sus valores y su integridad emocional.

Cómo lograr un buen uso de la tecnología

Para lograr que estas pautas se cumplan es imprescindible ayudar al niño desde pequeño a disfrutar de otras actividades, a entender que la tecnología debe ser dosificada y supervisada por sus padres y dotarlos de la suficiente capacidad de autocontrol para sobreponerse al desenganche diario.

Asegurarse de que el tiempo offline supere al tiempo online, permitiendo que disfrute de otro tipo de actividades y asegurarse de que cuando está estudiando realmente lo haga y no utilice ese tiempo navegando o chateando.

Además de educar a nuestros hijos e hijas en el buen uso de la tecnología, siempre es recomendable añadir un buen control parental en sus dispositivos como SecureKids, para estar más seguros de que la tecnología será empleada de forma segura y poder estar así mucho más tranquilos a la hora de dejarlos navegar por la red libremente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *